julio 13, 2024
Fábrica de Clesa en Madrid: Calidad y Variedad en Productos Lácteos.

La fábrica de Clesa en Madrid es reconocida por su larga trayectoria en la producción de productos lácteos de alta calidad y variedad. En este artículo, te invitamos a conocer más sobre esta emblemática empresa y sus procesos de producción que garantizan la excelencia en cada uno de sus productos.

Dónde está la fábrica de yogures Clesa

La fábrica de yogures Clesa se encuentra en la ciudad de Madrid, capital de España. Esta fábrica es uno de los principales productores de productos lácteos de alta calidad en el país, y es reconocida por los consumidores por sus excelentes yogures y otros productos lácteos.

La fábrica de Clesa se encuentra ubicada en la calle de Juan Ramón Jiménez, número 4, en el barrio de Ciudad Lineal de Madrid. Esta ubicación estratégica permite que la fábrica tenga fácil acceso a las principales vías de transporte de la ciudad, lo que facilita la distribución de sus productos a los diferentes puntos de venta de la región.

La fábrica de Clesa cuenta con una amplia variedad de productos lácteos, que van desde yogures y postres hasta quesos y mantequillas. Todos ellos son elaborados con leche fresca de alta calidad, proveniente de ganaderías locales que cumplen con los más altos estándares de calidad y bienestar animal. La empresa se preocupa por ofrecer productos saludables y nutritivos, sin dejar de lado el sabor y la textura que los consumidores esperan.

En resumen, la fábrica de yogures Clesa se encuentra en Madrid, en el barrio de Ciudad Lineal, y es reconocida por sus productos lácteos de alta calidad y variedad. La empresa se preocupa por ofrecer productos saludables y nutritivos, elaborados con leche fresca de alta calidad proveniente de ganaderías locales que cumplen con los más altos estándares de calidad y bienestar animal.

Qué pasó con Clesa

La fábrica de Clesa en Madrid se ha destacado por ofrecer productos lácteos de calidad y variedad durante muchos años. Sin embargo, en los últimos tiempos, la empresa ha estado en el ojo del huracán debido a su situación financiera y a la posible venta de sus activos.

En 2013, la compañía se declaró en concurso de acreedores debido a una deuda de más de 70 millones de euros. Esto llevó a la intervención judicial y a la búsqueda de un comprador para la empresa. En 2014, la compañía Lactiber adquirió los activos de Clesa, incluyendo la fábrica en Madrid y las marcas comerciales.

La adquisición de Clesa por parte de Lactiber fue una buena noticia para los empleados de la fábrica, ya que se mantuvo la actividad y se garantizó la continuidad de la producción de productos lácteos de calidad. Además, la marca Clesa ha seguido siendo reconocida por los consumidores y ha mantenido su presencia en el mercado.

En el contexto de la pandemia de COVID-19, la fábrica de Clesa en Madrid ha seguido operando con normalidad, respetando todas las medidas de seguridad necesarias para garantizar la salud de los empleados y la calidad de los productos.

Quién compro Clesa

La fábrica de Clesa en Madrid es una de las más reconocidas en el sector lácteo por su calidad y variedad en productos. Sin embargo, en el año 2012, la empresa atravesó una crisis financiera que la llevó a la quiebra.

En ese momento, se generó gran incertidumbre sobre el futuro de la fábrica y de los trabajadores que dependían de ella. Fue entonces cuando surgió la pregunta: ¿Quién compró Clesa?

Finalmente, la empresa Lactiber León S.L. fue la encargada de adquirir la fábrica de Clesa en Madrid. Esta empresa ya contaba con una amplia experiencia en el sector lácteo y su objetivo era recuperar la producción en la fábrica y mantener los puestos de trabajo.

La compra de Clesa por parte de Lactiber León S.L. se realizó por un valor de 14 millones de euros y se llevó a cabo a través de una subasta pública que contó con la participación de varias empresas interesadas en adquirir la fábrica.

En conclusión, la fábrica de Clesa en Madrid es una empresa que se ha destacado por la calidad y variedad de sus productos lácteos. Desde su fundación en 1932, ha mantenido un compromiso con la excelencia en la producción y ha logrado consolidarse como una de las marcas más reconocidas y valoradas en el mercado español. La fábrica cuenta con tecnología de vanguardia y un equipo de profesionales altamente capacitados que se esfuerzan por ofrecer productos frescos y de calidad superior. Además, la empresa ha apostado por la diversificación de su oferta, lo que le ha permitido ampliar su presencia en diferentes segmentos del mercado y llegar a una mayor cantidad de consumidores. En definitiva, la fábrica de Clesa en Madrid es un ejemplo de éxito empresarial que demuestra que la calidad, la innovación y la perseverancia son fundamentales para lograr el éxito en un mercado cada vez más competitivo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *